¿Somos Hámsters?

Tengo dos hijas fabulosas, aunque, a veces, como casi todos los niños y niñas, demasiado insistentes…Lo cierto es que, tras muchos días, lo consiguieron y les compramos un par de hámsters… Nunca me habían gustado estos animalitos (a mi me gustan los animales, pero en libertad) pero me empezó a hacer mucha gracia cuando se ponían encima de la rueda y… NO PARABAN… Incluso muchas noches nos despertaba el ruidito de la rueda.

Quizás por deformación profesional lo trasladé al mundo empresarial. En las empresas, ¿hay muchos hámsters? ¿Somos incluso nosotros hámsters?.

Todo el mundo parece estar ocupadísimo… “Que lío llevo”, “No tengo tiempo para nada”,… Parece que están (¿estamos?) encima de la rueda dando vueltas sin saber muy bien donde vamos…

para seguir leyendo descarga el artículo