¡Quiero Problemas!

Sí, y sólo Si hay resolución de problemas

No sé si he logrado atraer vuestra atención con el título del artículo, pero ¿Nos gustan los problemas? ¿Es así en vuestra empresa?

Poneros delante de un espejo diciendo la palabra problema (y veréis, por lo general que cara más tristona se nos pone)

Os recomiendo que sigáis el Diagrama de Flujo (de broma, que se encuentra en Google), que viene con este artículo… Aunque de broma, pero no está muy lejos de la realidad.

solucionar problemas¿Vemos los problemas como una auténtica y verdadera oportunidad de mejora? ¿O lo vemos como aquello que hace que hagamos más hora que un reloj? ¿Tratamos de ocultarlos, pasárselos a otro o simplemente miramos para otro lado hasta que “explote” en nuestra cara (o mejor, en la de otro)?.

Pensad una cosa, sin problemas, ¿Para qué servirían los que no estáis añadiendo valor al producto o servicio que realizáis en vuestra empresa?

“Nadie tiene más problemas que la persona que dice que no tiene problema (No tener problemas es el mayor de los problemas)” 

Taiichi Ohno (creador del Toyota Production System).

Mucho me temo que no los veréis la mayoría como una oportunidad de mejora, como esa joya que, si la resolvemos bien, nos va a hacer mejorar… Pero, ¿por qué es así?

En mi opinión, es así porque no resolvemos los problemas correctamente. Saltamos del problema a las “soluciones” (ó supuestas soluciones)… A poner en marcha muchas acciones… Ponemos en funcionamiento la parte derecha de nuestro cerebro que quiere soluciones YA (y dejamos dormida la parte izquierda que es más reflexiva, que quiere datos, que quiere conocer…)

Pero, ¿conocemos las causas del problema?. Si no las conocemos, ¿Cómo vamos a solucionarlo ?

Y lo que es incluso más importante, si ponemos muchas acciones a la vez, y, por algún casual parece que hemos resuelto nuestro problema, ¿sabemos cuál ó cuáles de las múltiples acciones que hemos puesto en marcha “ha sido la buena”?

Resolviendo problemas “bien” aprenderemos…

Y es aquí donde la importancia de la Metodología y la práctica os puede venir muy bien. Desde luego no es el objetivo del artículo soltaros un rollo sobre metodologías (yo soy de sencillez, PDCA) , pero ¿disponéis de alguna metodología contrastada para la resolución de problemas? ¿Quién la utiliza y cómo de frecuentemente?

Porque si tenemos una metodología pero la utiliza “el ingeniero”, o “el de mejora continua” ó “el de calidad” y lo hace para justificar cara al cliente… No creo que sea el camino… Y menos si la utiliza sólo y una vez cada 4 meses… Sólo practicando a menudo nos convertiremos en auténticos “Resolvedores de Problemas”.

Ahora os pido hacer un ejercicio de imaginación. Imaginaros, por un momento, que TODAS las personas de su organización (poco a poco, como todo en la vida) conocen y practican casi a diario la Resolución de Problemas…

Venga, imaginároslo de verdad…

Un poquito más, por favor…

¿No ayudaría eso a cambiar la cultura de su empresa? ¿Nos ayudaría para empezar a ver los problemas como auténticas perlas? ¿Nos ayudaría a emprender, de verdad, ese cambio que TOD@s deseamos?

Y cuando digo TOD@S es a todos los niveles. Desde Gerencia y Equipo de Dirección hasta mandos intermedios y demás. Porque, si queremos que practiquen resolución de problemas, ¿tendremos que practicarlo nosotros como directores, ¿no?. Y un tema en el que no incidido demasiado en el artículo, pero recordaros que los problemas se resuelven en equipo.

De verdad, ES POSIBLE (aunque no se consiguen en 2 semanas… ni en 2 meses), pero, ¿puede merecer la pena?

Os puede interesar:

¿Te unes con nosotros en la resolución de problemas?