Practicar Toyota Kata para desarrollar tus habilidades, tu pensamiento científico y tu mentalidad

Las rutinas de la práctica del Kata ayudan a las empresas a incrementar su capacidad de perseguir objetivos interesantes

Artículo escrito por Tyson Ortiz y Jeffrey Liker. Traducción de ADUM

El concepto Lean ha evolucionado significativamente en los últimos años, y muchas empresas están cambiando el modo de verlo. Históricamente, una empresa con una iniciativa Lean en marcha, es competencia de los expertos (ya sea internos ó externos) la mejora; los expertos se paseaban por la empresa liderando proyectos para arreglar ó ayudar a arreglar procesos complicados. Tras más de dos décadas de incitativas Lean en el campo de la producción, los resultados han sido, en cierto modo, decepcionantes. Normalmente, una empresa con una iniciativa Lean genera ganancias iniciales impresionantes, pero con el tiempo las mejoras se van perdiendo y las empresas no logran ganancias a largo plazo.

Por el contrario, en Toyota, los encargados de la mejora son la dirección, apoyados solamente por un pequeño grupo de expertos, que se dedican a hacer coach a los líderes a todos los niveles de la empresa.

El Toyota Kata comienza con esta suposición, y más adelante se pregunta: ¿Cuáles serán las rutinas que ayudarán a los directivos, ajenos a Toyota, a desarrollar las habilidades y la mentalidad necesarias para liderar ese cambio fundamental en su empresa? La esencia de esa mentalidad se plasma muy bien en el método científico, asociado normalmente con el Doctor Edward Deming, Plan-Do-Check-Act o ciclo PDCA. En este modelo, el Plan empieza con la comprensión de la diferencia entre donde estamos y donde queremos llegar; las ideas que nos llevan a estar más cerca de nuestra visión son como hipótesis científicas que deben ser probadas (Do, de HACER) y a través de comprobar (Check) lo que ha sucedido tenemos la oportunidad de aprender y definir las acciones futuras.

El Kata son rutinas que el alumno practica para desarrollar una habilidad, normalmente bajo la orientación y corrección de un coach experimentado. La conocida película “Karate Kid”, tiene muchos ejemplos: “Dar cera, pulir cera. Pintar la valla. Limpiar el suelo” el señor Miyagi guío a Daniel a través de sencillas rutinas, para ayudarle a aprender karate.

El patio del señor Miyagi mejoró mucho conforme Daniel iba practicando su Kata, pero mejorarlo no era el objetivo. Hacer que Daniel se hiciera experto en pintar la valla o en limpiar el coche tampoco era el objetivo. Estos kata eran simplemente medios para conseguir un fin, madurar en el subconsciente de Daniel, los caminos neuronales y los músculos para permitir que se defendiera a sí mismo.

Del mismo modo, la Mejora Kata, es una rutina para practicar, un medio para conseguir el fin, no una herramienta para dominarla. Y aunque la práctica de la Mejora Kata se centra en conseguir un objetivo concreto, alcanzar ese objetivo tampoco es el fin del Kata! Si no el principio. El progreso hacia ese objetivo es un resultado que esperamos, pero el coach está ahí presente para ir modificando la práctica según sea necesario para la consecución del objetivo real: ayudar al alumno a madurar y conseguir una mentalidad técnica, que le permita sin esfuerzo y competentemente, ir consiguiendo objetivos más complicados.

El Toyota Kata pone al alumno en el papel de un solucionador de problemas “científico” y reconoce que, inicialmente, le puede faltar la habilidad para tener éxito. El Toyota Kata se basa en cultivar las habilidades necesarias a través de la práctica deliberada de las mismas.

De algún modo, el Toyota Kata, trastoca los enfoques anteriores de Lean, un campo que contiene incontables libros, artículos y cursos que describen lo que es el pensamiento Lean o cómo debe ser un proceso. Estos recursos, implícitamente, dejan a una empresa que está implementando lean que descifre cómo conseguir y mantener esos objetivos, y la historia está demostrando que la cultura que hay actualmente en las empresas está en conflicto con esos principios y conceptos. La experiencia nos sugiere que la comunicación, la educación, las herramientas y los principios son insuficientes para dirigir ese cambio sustancial.

Por otro lado, el Toyota Kata se centra en cómo empezar a desarrollar esa cultura tan deseada, ofreciendo rutinas específicas para ayudar a la empresa a comenzar, deliberadamente, a cultivar entre los empleados las herramientas y la mentalidad necesarias para poder perseguir los objetivos tradicionales del Lean, o cualquier otro objetivo.

Hay un manual de estrategias para el desarrollo de habilidades que te ayudarán a conseguir tus objetivos más exigentes, y esto es el Kata de Mejora.

4-pasos-del-kata-de-mejora