Los 8 Mitos de la Implicación de los Empleados

La implicación de los empleados

Cada vez más empresas son conscientes de la importancia de la implicación del personal, el término tiene más cobertura en los medios y se ha convertido en más académico. Esto, sin embargo, puede ser un arma de doble filo. El 3 de septiembre de 2011, se publicó una noticia en The New York Times titulada “¿Trabajan más las personas felices?” La profesora de Harvard, Teresa Amabile y el investigador Steven Kramer, publicaron los resultados de un proyecto en el que recogieron más de 12.000 notas de los diarios de 238 empleados de 7 empresas.

Se dieron cuenta de que la tercera parte del tiempo los trabajadores eran infelices, estaban desmotivados, o ambas cosas a la vez. Pero los días en los que estaban felices, eran más propensos a tener ideas nuevas. Amabile y Kramer escribieron: los managers pueden ayudar a asegurarse que la gente esté felizmente involucrada en el trabajo. No es algo que cueste mucho dinero. El bienestar de los trabajadores depende, en gran medida, de la habilidad y de la voluntad de los managers en facilitarles el cumplimiento de las tareas, eliminando obstáculos, prestando ayuda y agradeciendo un mayor esfuerzo. Un patrón claro surge cuando analizamos las 64.000 entradas de los diarios: De todas las cosas que implican a las personas, la más importante, de lejos, es simplemente hacer progresos significativos en el trabajo.

Pero, ¿Cuáles son los mitos que rodean la implicación de las personas y cuál es la realidad que hay detrás de ellos?

Los mitos de la implicación de las personas

MITO 1: LA IMPLICACIÓN SE CONSIGUE TRABAJANDO MÁS DURO.

REALIDAD: La implicación se logra estando inspirado en el trabajo y trabajando mejor, con más creatividad, conscientemente y con más eficacia. Aunque quizá para muchos sea trabajar más horas, el verdadero resultado de la implicación es una mayor contribución.

MITO 2: LA IMPLICACIÓN ES PARA GENTE FELIZ

-REALIDAD: La felicidad y la satisfacción son transitorias, porque dependen de factores externos como si te pagan mucho o poco o si te gusta la gente de tu equipo etc… la implicación se consigue sabiendo que tu trabajo importa, que marca la diferencia y que se respeta. Estos sentimientos persisten incluso si has tenido un mal día, o recibes una carta desagradable de un cliente descontento.

MITO 3: LA IMPLICACIÓN SE CONSIGUE SACANDO MÁS DE LOS EMPLEADOS

  • REALIDAD: Los empleados no son una mina. La implicación se consigue reforzando e inspirando a los trabajadores para que den más de sí, pero por voluntad propia. Esto se sale del modelo tradicional de ordeno y mando, por lo que muchos de los managers lo encuentran difícil de implementar.

MITO 4: A TODAS LAS PERSONAS SE LES IMPLICA DEL MISMO MODO

  • REALIDAD: Las diferentes personas (y las empresas) se implican de modos diferentes, basándose en las cosas que les interesan. Por eso es una tontería crear programas de implicación basándose en actividades o incentivos específicos. Las mejores iniciativas de implicación crean las condiciones en las que los trabajadores puedan encontrar y expresar lo que les interesa a cada uno de ellos.

MITO 5: TODO EL MUNDO DESEA IMPLICARSE

  • REALIDAD: Aunque pensemos que la mayoría de los seres humanos en su sano juicio quieren y necesitan implicarse, algunas personas renunciarán a ello. Implicarse es una elección personal, y en todas las empresas siempre hay alguien que elegirá no implicarse. Independientemente del entorno creado por la empresa, algunos simplemente decidirán no hacerlo.

MITO 6: LOS EMPLEADOS NO IMPLICADOS DEJARÁN LA EMPRESA

  • REALIDAD: Algunos de ellos se quedarán pero se quemarán. Estar quemado es el primer síntoma de no implicación. No es simplemente trabajar duro y sentirse agobiado. Es cuando sientes indiferencia hacia tu trabajo y lo despersonalizas. Estás en piloto automático la mayoría del tiempo, y tu nivel de ansiedad es enorme. Los empleados quemados van como zombies haciendo sus tareas, no comparten información (son los responsables de la mayoría de las respuestas neutras en las encuestas) y de modo pasivo, sabotean a los que les rodean.

MITO 7: LA IMPLICACIÓN HACE QUE LOS LÍDERES ESTÉN OBSOLETOS

  • REALIDAD: La implicación requiere menos dirección, pero más liderazgo. Los empleados implicados son emprendedores que no necesitan que los managers estén encima de ellos para hacer un buen trabajo. En un lugar de trabajo implicado, los líderes son los que custodian el propósito que conduce a la implicación.

MITO 8: SIEMPRE PUEDES IMPLICAR A LOS TRABAJADORES CON UN OBJETIVO IRRESISTIBLE

  • REALIDAD: los objetivos buenos siempre sirven para implicar a los demás, pero lo que tú puedes pensar que es irresistible, quizá no lo sea para mí. El objetivo de la empresa puede que sea incrementar ingresos en un 20%, pero eso quizá no inspire a los trabajadores de modo individual. Una empresa que se implica es aquella que hace posible que sus trabajadores, a nivel individual, consigan objetivos que les motiven dentro del contexto de los objetivos globales de la empresa.

CORAZÓN Y ESPÍRITU= SENSACIONES

MENTE Y MANOS= ACCIÓN

Entonces ¿Qué es implicación? Se trata de unificar los corazones, el espíritu, las manos y la mente en tu trabajo. Se parece a esto:

El corazón es significado, pasión, y realización, incluso encontrar deleite en lo que haces. El espíritu es actitud, energía y emoción. Es algo que se siente cuando entras en una habitación o trabajas con un equipo implicado. Corazón y espíritu implican que debemos sentir el trabajo que realizamos. Desafortunadamente, aquí es cuando la mayoría de los modelos de implicación paran y eso es un error. Implicación es más que simplemente “sentir algo”. La mente es intelecto, intereses, curiosidad y creatividad. Las manos son esfuerzo productividad y auto-determinación, utilizar tus habilidades y sudor para crear algo de valor. Mente y manos implican que debemos hacer algo. Para estar completamente implicados, debemos actuar.

Información tomada del libro «MAGIC: Five Keys to Unlock the Power of Employee Engagement

To read te original article in english click

Article de Seth Ollerton @sethollerton de www.decision-wise.com . Traducido con su consentimiento.